lunes, octubre 16, 2017

El daño al paciente representa la 14ª causa principal de enfermedad en el mundo

El Día Internacional de la Seguridad del Paciente, reconocido este año como día mundial por la Organización Mundial de la Salud celebrado el pasado domingo, 17 de septiembre, busca soluciones para mejorar la calidad y la seguridad en el cuidado de la salud, y proporcionar información a los pacientes sobre cómo puede contribuir a su propia seguridad. Según datos de la OCDE, el daño al paciente representa la 14ª causa principal de enfermedad, situándose en puestos similares a los que ocupan otras patologías como la tuberculosis o la malaria en el mundo

La seguridad del paciente es un principio fundamental de la atención sanitaria. Hay un cierto grado de peligrosidad inherente a cada paso del proceso de atención de salud.
Los eventos adversos pueden estar en relación con problemas de la práctica clínica, de los productos, de los procedimientos o del sistema. La mejora de la seguridad del paciente requiere por parte de todo el sistema un esfuerzo complejo que abarca una amplia gama de acciones dirigidas hacia la mejora del desempeño; la gestión de la seguridad y los riesgos ambientales, incluido el control de las infecciones; el uso seguro de los medicamentos, y la seguridad de los equipos, de la práctica clínica y del entorno en el que se presta la atención sanitaria.
Con el objetivo de mantener los esfuerzos conjuntos para una mayor seguridad de los pacientes, entendida ésta como la reducción del riesgo de daño innecesario asociado con el cuidado de la salud, dirigentes sanitarios y representantes de alto nivel de la política, la medicina y la ciencia de más de 40 países y organizaciones internacionales, entre ellas la Organización Mundial de la Salud (OMS), decidieron declarar el 17 de septiembre, el Día Internacional de la Seguridad del Paciente.
Actualmente se estima, que los errores de medicación provocan diariamente la muerte de una persona y ponen en riesgo la salud de 1,3 millones de personas al año en países como Estados Unidos. Según datos de la OCDE, el daño al paciente representa la 14ª causa principal de enfermedad, situándose en puestos similares a los que ocupan otras patologías como la tuberculosis o la malaria en el mundo.
Asimismo, según datos de la OMS 1 de cada 10 pacientes contrae una infección mientras recibe atención sanitaria y más del 50% de las infecciones quirúrgicas pueden ser resistentes a los antibióticos.
La prevención y el control eficaces de la infección reducen las infecciones asociadas con el cuidado de la salud en al menos un 30%, según declara este organismo.
Documento OMC-SESPAS sobre el daño producido a pacientes
La iatrogenia, entendida como el daño producido como consecuencia de las intervenciones médicas y sanitarias, podría constituir la tercera causa de mortalidad en los Estados Unidos de Norteamérica, y en España, hace diez años, la incidencia de enfermedad iatrogénica en los hospitales se estimaba en casi un 10% de los ingresos, si bien el riesgo se eleva hasta el 40% en las Unidades de Cuidados Intensivos, según estudios recientes.
En España, la incidencia de pacientes con eventos adversos en el ámbito hospitalario es del 9,3%; en el primer nivel asistencial la prevalencia de eventos adversos se sitúa en un 11,18‰ de las consultas de Atención Primaria, mientras el riesgo en unidades de cuidados intensivos es del 40% y en los servicios de urgencias estudiados, el 7,2% de los pacientes presentaron un evento adverso. Son los datos sobre la frecuencia y distribución de los eventos adversos analizada en diferentes estudios promovidos por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.
Los costes incrementales totales de la iatrogenia en hospitales se han estimado para España, con datos de CMBD (Conjunto Mínimo Básico de Datos 2008-2010), en 88.268.906 de euros, un 6,7% adicional del total del gasto sanitario.
Por ello, la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) y la Organización Médica Colegial (OMC) publicaron el primer documento de posición sobre iatrogenia en España, un informe que define el problema y sus tipos básicos; los ámbitos de la iatrogenia; las estimaciones de su impacto potencial y sus costes sociales; una indagación preliminar acerca de sus causas y unas consideraciones sobre su prevención y control, que incluyen recomendaciones a corto y medio plazo.
Se trata del primer documento de posición sobre iatrogenia en España, es decir, sobre los daños o resultados clínicos no deseados – no necesariamente por error, negligencia o calidad baja- causados por la atención sanitaria en los procesos de diagnóstico o tratamiento, y no relacionados con la enfermedad que padece la persona afectada.
Estrategia de Seguridad del Paciente del Sistema Nacional de Salud (SNS) 2015-2020
El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI) impulsó y promovió en 2015 la Estrategia de Seguridad del Paciente del Sistema Nacional de Salud (SNS) 2015-2020, con el fin de tener un instrumento que de una visión general de lo realizado previamente y facilite la reflexión y la toma de decisiones consensuadas en torno a la Seguridad del Paciente en el SNS.
Este documento recoge las recomendaciones internacionales actuales en materia de seguridad del paciente; incorpora los logros y fortalezas alcanzados; propone objetivos y recomendaciones a partir de las mejores evidencias disponibles; y propone un sistema de evaluación consensuado con las Comunidades Autónomas, que permitirá medir de forma estandarizada el alcance de esta nueva estrategia.

Leído en Médicos y Pacientes

jueves, octubre 12, 2017

El Grupo de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Valladolid desarrolla tecnología al servicio de la sanidad.

 Ingenieros de telecomunicaciones, informáticos y médicos componen un equipo multidisciplinar que se dedica a aplicar tecnología a la resolución de problemas sanitarios, especialmente en la ayuda al diagnóstico. Es el Grupo de Investigación Reconocido ‘Grupo de Ingeniería Biomédica’ de la Universidad de Valladolid (UVa) (España), que fue reconocido por el Consejo Social de la UVa en los Premios de Investigación 2016.
Cuatro profesores del área de Telecomunicaciones, seis médicos que desarrollan su labor en el Hospital Universitario Río Hortega o en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid y otros 10 científicos contratados por proyectos de investigación forman este equipo, coordinado por el catedrático Roberto Hornero Sánchez.
Uno de sus principales objetivos es desarrollar métodos de análisis de señales biomédicas y este trabajo se divide en dos líneas. Una de ellas es el estudio de la actividad cerebral a través de las señales de electroencefalogramas y magnetoencefalogramas, que pueden ayudar a diagnosticar patologías neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer. La otra línea es el estudio de la saturación del oxígeno en sangre para simplificar el diagnóstico de la apnea obstructiva del sueño.
En el primer caso, el problema actual es que los médicos sólo detectan cambios en el electroencefalograma de una persona si padece la enfermedad de Alzheimer ya avanzada. “Nuestra idea es desarrollar técnicas novedosas de procesado de señal para detectar el deterioro cognitivo leve y un estado precoz de la enfermedad a través de un método matemático”, comenta Roberto Hornero.
Hoy en día se aplican test neuropsicológicos y distintas modalidades de neuroimagen para intentar diagnosticar las demencias de forma precoz, pero sería deseable contar con un método más fiable, basado en técnicas matemáticas que se aplican en procesado de señales. Los investigadores del grupo trabajan en ello, tratando de desarrollar un software más eficiente para interpretar las señales.
Un usuario utiliza la aplicación desarrollada por el Grupo de Ingeniería Biomédica. (Foto: Grupo de Ingeniería Biomédica)
En el caso de la apnea, hoy en día se realiza el diagnóstico por polisomnografía. “El paciente necesita pasar una noche entera en la unidad del sueño para que le puedan medir hasta 32 señales biomédicas de forma simultánea, así que se trata de una prueba compleja y de coste elevado”, explica Hornero. Los especialistas médicos tienen que revisar ocho horas completas de sueño a través de multitud de señales.
La idea del Grupo de Ingeniería Biomédica de la UVa es bien diferente. “Nuestro objetivo es simplificar la prueba de tal modo que se pueda realizar en casa del paciente y con una sola señal, la pulsioximetría, que mide el nivel de oxígeno en sangre”, comenta el investigador. En colaboración con el Servicio de Neumología del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid realizaron un amplio estudio que involucró a 450 pacientes y los resultados fueron muy positivos, ya que la precisión en el diagnóstico superaba el 90%.
 “Cuando tienes apnea del sueño dejas de respirar en intervalos de tiempo, lo cual se traduce en que los niveles de oxígeno en sangre bajan considerablemente”, de manera que “esta prueba puede ser apta para realizar un cribado de pacientes y que sólo en caso de duda se tenga que realizar la polisomnografía”. Este método resulta mucho más cómodo para el paciente y reduce los costes sanitarios.
Estas señales biomédicas son clave para el diagnóstico de muchas enfermedades, mientras que en otros casos el factor fundamental es obtener buenas imágenes médicas, por ejemplo, en el campo de la oftalmología. Junto con el Instituto Universitario de Oftalmobiología Aplicada (IOBA), estos investigadores han intentado mejorar la detección de la retinopatía diabética, una complicación ocular de los pacientes con diabetes causada por el deterioro de los vasos sanguíneos de la retina. El diagnóstico temprano permite intervenir para resolver el problema, pero si pasa demasiado tiempo puede llevar a la ceguera.
Un programa de software desarrollado por el Grupo de Ingeniería Biomédica permite analizar de forma automática los fondos de ojo. La precisión que ha conseguido es muy elevada a la hora de identificar lesiones como los exudados duros o hemorragias. Para los oftalmólogos, supone una gran ayuda a la hora de revisar a sus pacientes e incluso podría ser una gran herramienta para médicos no especializados.
Esta idea entronca perfectamente con los proyectos de telemedicina en oftalmología, la posibilidad de ofrecer un servicio a distancia, sobre todo pensando en las zonas rurales. En este sentido, ha resultado muy positiva una experiencia piloto en la localidad abulense de El Barco de Ávila, en cuyo centro de salud se instaló un retinógrafo. Tras enseñar a los médicos de Atención Primaria a obtener fondos de ojo de pacientes diabéticos, ellos mismos transmitían los datos a través de una aplicación web y un especialista del IOBA emitía un informe en 24 horas. La iniciativa ya se ha extendido a otros municipios, como Peñafiel y Medina de Rioseco.
Otro aspecto muy diferente del trabajo de este equipo de investigación es el desarrollo de los sistemas Brain Computer Interface (BCI), que permiten utilizar la actividad cerebral para controlar dispositivos. El grupo de Roberto Hornero los ha orientado a ayudar a personas con grave discapacidad, en colaboración con el Centro de Referencia Estatal (CRE) Discapacidad y Dependencia de San Andrés de Rabanedo (León). Manejar el televisor, el equipo de música, el DVD, las luces y hasta navegar por la web ya es posible con esta tecnología.
Han aplicado dos tipos de sistemas BCI. Uno de ellos se basa en los ritmos sensoriomotores. “Cuando un usuario imagina el movimiento de su mano izquierda, genera actividad en el hemisferio derecho del cerebro y viceversa”, señala Roberto Hornero. Al detectarse esa actividad cerebral, se pueden ejecutar tareas, aunque requiere cierto entrenamiento y, aunque en el laboratorio funciona bien, a la hora de aplicarlo con usuarios con grave discapacidad en el CRE, los resultados han sido poco fiables.
El otro sistema son los potenciales evocados y se basa en las respuestas a estímulos sensoriales, en concreto, los investigadores analizan la onda cerebral P300, que se registra mediante electroencefalografía. “Por ejemplo, si tenemos un menú con 10 iconos, donde cada uno de ellos representa un dispositivo, el usuario sólo tiene que mirar al icono del dispositivo que quiere controlar. Los iconos se iluminan de forma aleatoria, y cuando lo hace el que el usuario está observando, se genera el P300, el sistema tiene que detectar el pico en la señal del cerebro y se introduce, por ejemplo, en un nuevo menú del televisor”, explica el investigador.
Mientras que el primer sistema requiere mucha concentración, el segundo es más sencillo y de gran precisión, así que los científicos de la UVa desarrollaron con éxito un navegador web controlado por estas ondas cerebrales para los usuarios del CRE.
Posteriormente, de esta experiencia también salió una plataforma de entrenamiento cognitivo para personas mayores sin patología con el objetivo de combatir los efectos del envejecimiento. Un estudio demostró que el entrenamiento a través de este sistema aumentaba las capacidades cognitivas en edades superiores a los 60 años medidas con test neuropsicológicos.
Toda esta potente actividad investigadores del grupo no se queda solo en los laboratorios. En los últimos años, este grupo ha publicado 116 artículos en revistas indexadas en el Journal Citation Reports (JCR), el índice de revistas científicas más prestigioso del mundo ha presentado más de 150 comunicaciones en congresos internacionales y 140 en nacionales, además de firmar 16 capítulos de libros. Asimismo, ha firmado 48 contratos de transferencia con empresas y administraciones públicas y ha participado en 44 proyectos de convocatorias públicas competitivas. En el aspecto de la transferencia tecnológica, la línea más fructífera está siendo el estudio de la apnea del sueño, gracias a la que el equipo ha conseguido dos patentes en Estados Unidos.
A pesar de los numerosos premios que acumulan estos investigadores, el reconocimiento por parte del Consejo Social de la Universidad de Valladolid ha sido muy especial, precisamente, por ser más próximo. “Nos da fuerzas para seguir en este camino”, asegura Roberto Hornero, “queremos continuar con las líneas que ya trabajamos y mantener el grupo”.

(Fuente: UVA/DICYT)

Rusia aporta para la salud en Argentina y Perú

 El sistema digital unido de salud desarrollado en Rusia –que ya presentó sus primeros resultados exitosos y que puede ser integrado en los países de América Latina– es una gran oportunidad para Argentina y Perú de ampliar el nivel de calidad y accesibilidad de los servicios médicos, además de reunir informaciones de la población por medio del uso de tecnologías seguras, según la Corporación Estatal Rostec, operador principal del sistema.
El “Sistema Unido Estatal de Información en la Esfera de Salud“ (SUEIES) fue desarrollado por el Centro Nacional de Informatización (CNI) - que integra la Corporación Rostec, mayor conglomerado industrial de Rusia - bajo el orden del Ministerio de Salud. Las perspectivas de exportación y los primeros resultados del proyecto de desarrollo y mantenimiento de SUEIES fueran anunciados durante BIOTECHMED 2017, la principal conferencia rusa de tecnologías biomédicas.
La Corporación Estatal Rostec es una corporación rusa que se fundó en 2007 para promover el diseño, la fabricación y la exportación de productos industriales de alta tecnología de uso civil y militar. Incluye alrededor de 700 organizaciones repartidas en 11 holdings del complejo industrial militar y tres pertenecientes al sector industrial civil, además de otras 80 organizaciones de gestión directa.
La cartera de Rostec abarca marcas como AVTOVAZ, KAMAZ, Consorcio Kaláshnikov, Helicópteros de Rusia, VSMPO-AVISMA y Uralvagonzavod, entre otras.
"Países grandes como Brasil, India y México, por ejemplo, buscan hoy en día las respuestas a la pregunta: ¿Cómo el tratamiento médico de la población puede ser de alta calidad y se tornar aún más accesible? Es obvio que la respuesta está en la esfera digital", dijo Vasily Brovko, presidente del Consejo de CNI y Director de Asignaciones Especiales de Rostec.
"SUEIES está desplegado en 83 de 85 regiones de Rusia. Lo usan ya 1,3 millones de trabajadores médicos. Para 2025, 99% de las organizaciones médicas rusas serán conectadas al sistema de salud digital. La tarea de SUEIES es ahorrar 10% de presupuesto, lo que representa más de US$ 860.000.000 por año en Rusia", explicó Brovko.
«Para 2020, cada persona podrá - desde cualquier ordenador - entrar en su espacio privado y recibir la información necesaria, extractos de sus documentos médicos, inscribirse a la cita, comunicar con el representante de seguros, etc», añadió el ejecutivo.
La eficacia del sistema digital de salud en Rusia puede ser observada en los centros perinatales. El desarrollo de un espacio unido de información para control de partos – creado a través de la sinergia del trabajo de compañías de altas tecnologías dentro de Rostec y que integró el sistema de software y hardware “Obstetricia y Neonatología” generó resultados concretos: ya está constado que el índice de mortalidad materna en la Región de Nízhny Nóvgorod (Rusia) bajo 50% en 2 años.
Tecnologías para Argentina
Según reporte presentado en el marco del foro ITSalud 2017 por los Ministerio de Salud de Ciudad Autónoma Buenos Aires, el sistema actual de salud de la capital argentina se enfrenta, entre otras cosas, con la falta de comparabilidad del software entre varios hospitales, uso ineficiente de los recursos, baja satisfacción de los ciudadanos, movilización no organizada de la población, además de ausencia de atención consecuente a cada paciente.
Las competencias de Rusia pueden elevar la independencia tecnológica de Argentina. La Corporación Estatal Rostec, como socio potencial del país, puede desarrollar en conjunto la infraestructura unida de información para la esfera de salud de Argentina, además de estar dispuesta a transferir los derechos para los productos de información creados en el marco de tal colaboración.
El ejemplo del análisis de la situación actual en Buenos Aires muestra que la red unida de los servicios de información es un desafío tecnológico y organizacional para una nación. Ese tipo de infraestructura será capaz de mejorar el intercambio de datos en base a identificadores estándares de datos y normas técnicas para lograr una óptima interoperabilidad de los sistemas de información en salud y facilitar un eficiente intercambio prestacional, así como interoperabilidad de todos los jugadores de la esfera de salud, incluso Ministerios de Salud (locales y federal), hospitales, pacientes, etc. Lo que destaca a tal sistema es el ajuste a las necesidades de la población de cada territorio elegido, estandarización y homogeneidad de estructuras y procesos.
Para elevar el nivel de interoperabilidad de las plataformas de salud que ya existen en Argentina, la experiencia rusa de integración de sistemas en la esfera de salud puede basar la creación de una plataforma unida de tales elementos en el marco de la agenda del desarrollo digital del país. Se trata de unión y ampliación del Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino (SISA), Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (SNVS), Registro Nacional de Historias Clínicas Electrónicas, además del Programa Nacional de Telesalud Pediatrica, entre otros.
Tecnologías para Perú
El sistema SUEIS, podrá ser integrado en Perú bajo en marco del “Plan Nacional del Gobierno Electrónico de Perú”. Esto en base al análisis de la Agenda Digital Peruana 2.0 y del Plan Nacional del gobierno Electrónico del país, que afirma que la infraestructura digital es crucial para el desarrollo del país; siendo necesario mejorar el intercambio de información en base a identificadores estándares de datos y normas técnicas, para lograr una óptima interoperabilidad de los sistemas de información de salud y facilitar un eficiente intercambio prestacional.
Todo esto permitiría, elevar el nivel de interoperabilidad de las plataformas de salud que ya existen en el país, y tomando como ejemplo la exitosa experiencia Rusa, se podrá mejorar: la plataforma de EsSalud, el registro Nacional de Historias Clínicas Electrónicas, el GeoMinsa, el Registro de Nacidos Vivos en Línea, el establecimiento de la red de servicios de telemedicina(TeleSalud) en zonas de frontera y aisladas, conectar a los especialistas en la atención materno- neonatal, la atención a pacientes con cáncer, entre otras especialidades.
Oferta
Los proyectos integrados rusos realizados en el nivel de planificación, realización, monitoreo y evaluación, tanto en la esfera del diseño, creación y instalación técnica como en la esfera de consultoría estratégica de gestión y regulación, permiten a Rostec crear el centro de competencias que desarrolla los productos digitales rusos en la esfera de salud digital.
En el caso del interés extranjero en tales productos, las promueve Russian IT Export (RITE), filial de la Corporación Rostec. La personalización profunda de las soluciones de TI bajo demanda del país extranjero con la entrega posterior de los derechos a los sistemas de información creados en el marco del proyecto, así como el precio bajo de las soluciones rusas y especialistas rusos en TI debido a la cotización baja de la divisa nacional, son las ventajas del vector ruso de colaboración.

Leído en Urgente 24

martes, octubre 10, 2017

El impacto de la deuda técnica en la eSalud.

La llamada "deuda técnica"  es un concepto definido originalmente por el norteamericano Ward Cunningham y que hace referencia a las consecuencias que puede tener la falta de atención en el desarrollo y mantenimiento del software o en el despliegue de hardware.
Esta deuda técnica se genera cuando determinadas tareas necesarias en el desarrollo de aplicaciones o en el mantenimiento de sistemas se ignoran o no se llevan a cabo por motivos presupuestarios, por una deficiente asignación de recursos o prioridades o por cualquier otro motivo. En estos casos se generan problemas que afectan de manera notable al uso que se hace de los mismos y pone en dificultades a los profesionales en su trabajo diario.
Formas de manifestación de la "deuda técnica"
La deuda técnica puede manifestarse en uno o varios de los siguientes factores:
·         Desarrollos con errores desconocidos, deficientemente corregidos o simplemente no subsanados.
·         Dificultades en las aplicaciones cuando hay que incorporar nuevas funcionalidades.
·         Errores a la hora de implantar y actualizar nuevas versiones.
·         Problemas a la hora de actualizar la tecnología o migrar a nuevas plataformas.
·         Documentación incompleta, inexacta, inservible o simplemente inexistente.
·         Problemas derivados de la falta de actualización o mantenimiento de los servidores y equipos de trabajo, especialmente derivados de la seguridad.
·         Pobre rendimiento de servidores y equipos de trabajo por la falta de actualización del hardware.
Estas son sólo algunas de las causas que pueden generar deuda técnica y que surgen a  no presentar la debida atención a los procesos de desarrollo de aplicaciones o al mantenimiento de equipos de trabajo y servidores.
Con el tiempo, todos ellos producen situaciones que suelen tener difícil, además de costosa, solución. Adicionalmente se genera un efecto colateral de desencanto o pérdida de confianza en la tecnología por parte de los usuarios, los que más sufren las consecuencias de las carencias tecnológicas.
Implicaciones prácticas de la deuda técnica
Llevado a la práctica, las implicaciones de la deuda técnica se reflejan en el día a día de usuarios y profesionales en muy diversas formas:
·         Ineficiencia de las aplicaciones por errores del software, desarrollos insuficientes o erróneamente concebidos y otros problemas de las mismas.
·         Problemas operativos en los circuitos de trabajo por falta de optimización entre necesidades y desarrollos.
·         Lentitud de las aplicaciones por servidores y equipos de trabajo obsoletos o no adecuados a las necesidades.
·         Errores o carencias en los procesos de transferencia de información debidos a equipos obsoletos o no debidamente comunicados.
·         Exceso de tareas o duplicidades en las mismas por problemas o carencias en los sistemas.
Seguro que para ninguno de nosotros es difícil encontrar ejemplos, tanto de aplicaciones o sistemas desactualizados como de las consecuencias que estos tienen sobre los procesos de trabajo diario. Aplicaciones viejas y poco actualizadas, sistemas u ordenadores anticuados, dispositivos manuales o que no tienen posibilidad de interconexión con otros sistemas ... Los ejemplos están a la orden del día.
Sin dejar de lado la importancia de todos los problemas mencionados, lo más grave sin duda es algo a lo que ya hemos hecho referencia: la pérdida de confianza de los usuarios en la tecnología.
Si un usuario se encuentra con una aplicación que no cumple con sus necesidades o con un sistema que no le permite desarrollar el trabajo que tiene que hacer, dejará de utilizarlo inmediatamenteRecuperar posteriormente a esos usuarios descontentos será un trabajo costoso y complicado y requerirá de una gran dosis de esfuerzo por todas las partes.
Tampoco es despreciable el coste económico generado por la deuda técnica. Porque, a fin de cuentas, cualquier carencia en sistemas o aplicaciones tiene una consecuencia directa sobre los profesionales y, por consiguiente, sobre el coste de sus acciones. Aunque no hay una forma clara de calcular este coste (diversos autores han propuesto diferentes métodos de cálculo), es innegable que existe un coste oculto (y no tan oculto) derivado de la deuda y que debe ser tenido muy en cuenta por los equipos directivos.
La complejidad del mundo sanitario
A pesar de todas las implicaciones que tiene la deuda técnica, no debemos perder de vista la complejidad del sistema sanitario. Las organizaciones son grandes, los cambios, complicados y las inversiones, importantes. Actualizar, por ejemplo, un HIS de un hospital o todo el parque informático de los profesionales no es algo que pueda hacerse de forma habitual y conlleva una pequeña (o gran) "revolución" que hay que saber afrontar y gestionar. Además, muchos de esos cambios (por ejemplo, la actualización de equipamiento más viejo que cumple las funciones que se le exigen) no encuentran debida justificación y no encuentran el necesario apoyo en la dirección.
Tampoco ayuda la tradicional resistencia al cambio del entorno sanitario, donde la introducción de mejoras tecnológicas suele ser lenta y afronta retos importantes para implicar a todo el personal involucrado.
No obstante, la deuda técnica es, en muchos casos, responsable de que los procesos de actualización tecnológica no se puedan poner en marcha. En plena transformación digital las organizaciones, los profesionales y las empresas encuentran que para incorporar o mejorar determinados procesos es necesario afrontar antes cambios en muchos elementos que se encuentran desactualizados u obsoletos. Y eso complica y muchas veces impide poner en marcha nuevas iniciativas que podrían arrancar si esta deuda fuera menor o simplemente no existiera.
La deuda técnica, generada por la falta de atención en el desarrollo, mantenimiento o actualización de aplicaciones y sistemas, tiene grandes implicaciones en el mundo sanitario. Es responsable por un lado del descontento de los profesionales y por otro lado dificulta el proceso de transformación digital que está en marcha en toda la sociedad, generando importantes costes a lo largo de todo el sistema.
¿Cuál es vuestra opinión sobre la deuda técnica y su impacto en el mundo sanitario? ¿Lo percibís diariamente?
Fotos: ccpixs.com y Niko Kaiser

Leído en Hablando de eSalud

lunes, octubre 09, 2017

Presentaciones de la 8va Jornada Foro Latinoamericano Colaborativo en Calidad y Seguridad en Salud.
 
Apertura 2018
La experiencia de un hospital acreditado. (Clínica Anglo Americana, Perú)
Mejora a gran escala. (Htal. Moinhos de Vento, Brasil)
Taller A: Midiendo eventos adversos: Uso de Global Trigger Tools // Caso // Excel
  • Artículos 1 – 2 – 3 – 4 – 5 – 6
Almuerzos de interés
Taller E: Innovación en Salud 
 
Almuerzos de interés:
Taller K: Seguridad 2.0
 

Leído en http://cicsp.org

domingo, octubre 08, 2017

Big Data y Bioinformática: Realidad virtual o la vida real.

    Director: Dr. Gustavo Sevlever
Informes e inscripción: docencia@fleni.org.ar
Lugar;: Auditorio FLENI Sede Belgrano
 

Leído en futurosalud.com

jueves, octubre 05, 2017

OPS fija como metas la cobertura universal y fin de epidemia de sida en 2030

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) fijó como objetivos de la agenda 2018-2030 el alcanzar la cobertura universal y terminar con la epidemia del sida en la región.
"La Agenda de Salud Sostenible para las Américas 2018-2030, que toma su inspiración en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, establece once objetivos y 60 metas que van desde alcanzar la cobertura universal en salud hasta terminar con la epidemia de VIH/sida", indicó hoy la organización en una nota.
Este ha sido uno de los resultados de la 29 Conferencia de la OPS, su reunión quinquenal que convoca a los ministros de salud del continente en la sede de Washington.
En la clausura, la directora de la OPS, Carissa F. Etienne, celebró los acuerdos regionales para "fortalecer las estadísticas sanitarias, el control del tabaco y mantener la eliminación del sarampión, la rubéola y la rubéola congénita".
Asimismo, subrayó la "necesidad crítica de reducir las desigualdades en la región", y atendió "el llamado de atención de los países sobre la necesidad imperiosa de abordar, sin demora, la cuestión del cambio climático y sus efectos sobre la salud".
El miércoles, los ministros de Salud americanos reeligieron a la dominiquesa Etienne como directora de la OPS para un segundo mandato de cinco años.
La candidatura de Etienne, presentada por la isla caribeña de Dominica, su país natal, fue la única de esta elección.
Etienne, que comenzará su segundo periodo el 1 de febrero de 2018, reafirmó su "compromiso de brindar a todos nuestros pueblos, de todos los sectores de la sociedad, una vida larga y productiva".
En la conferencia también se presentó el informe quinquenal "Salud en las Américas 2017", cuya principal conclusión es que la población del continente vive casi cinco años más que la media mundial pero el avance es tan desigual como la región, donde los más pobres siguen sufriendo la falta de acceso a servicios de salud y a otros como el agua potable.
"Vivimos más años de vida y morimos menos por causas que podemos evitar, pero esa ganancia no ha sido equitativa", advirtió Etienne.
La esperanza de vida en América ha aumentado hasta los 75 años, casi 5 años más que el promedio mundial y 16 más que la media regional de hace 45 años.
Sin embargo, persisten desafíos como las enfermedades emergentes y las no transmisibles, que causan cuatro de cada cinco muertes anuales en una de las regiones más desiguales del mundo.
Fundada en 1902, la OPS es la organización internacional de salud pública más antigua del mundo, actúa como la oficina regional para América de la OMS y es la agencia especializada en salud del sistema interamericano.

Leído en EFE

miércoles, octubre 04, 2017

Finalizó con éxito la Jornada de innovaciones en la gestión sanitaria, clínica y farmacéutica

 Buenos Aires, septiembre de 2017. – Ante un auditorio de más de 150 personas, concluyó con gran éxito la Jornada de innovaciones en la gestión sanitaria, clínica y farmacéutica realizada en el marco del Ciclo “Dilemas y desafíos de políticas públicas en Salud”. El encuentro fue organizado por el Foro para el Desarrollo de las Ciencias, el Grupo Medeos y Novartis en la Academia Nacional de Medicina, y la apertura estuvo a cargo del Ministro de Salud de la Nación, Dr. Jorge Lemus.
En este marco, el Dr. Joan Josep Artells -economista español especializado en Política Social y Economía de la Salud y ex Director General de la Fundación Salud, Innovación y Sociedad- presentó los resultados del estudio “Escenarios de la integración de la atención social y sanitaria: Consulta Prospectiva 2015-2020”, de gran valor para la comunidad sanitaria argentina.
Para la realización del informe se contó con la participación de 124 ciudadanos, profesionales, investigadores y directivos de los sectores público y privado que fueron consultados sobre factores críticos para la orientación del proceso de innovación de los actuales sistemas social y sanitario de protección social en Cataluña en el horizonte de los próximos cinco años.
El proyecto aportó una visión anticipada de elementos estratégicos –tanto obstáculos como propulsores– para el diseño del proceso de implementación de un patrón integrado de atención social y sanitaria centrado en la persona. Estos precedentes permitieron la formulación del Plan interdepartamental de atención e interacción social y sanitaria (PIAISS) y la Hoja de ruta 2014-2016 para orientar el proceso de implantación en Cataluña con suficiente base empírica y recursos de conocimiento.
El disertante finalizó su exposición proponiendo una revisión radical del paradigma asistencial hegemónico e hizo hincapié en la necesaria interacción colaborativa entre los agentes implicados en la transformación - autoridades sanitarias, pacientes, profesionales y empresas- con el fin de lograr un sistema de seguridad social y salud sustentables.
A lo largo de la jornada también se abordaron distintas temáticas como el estado actual y la experiencia en otros países de las tecnologías sanitarias; los procesos de calidad en la salud; la protección de datos en la investigación clínica, la política y legislación actual de los medicamentos, la contención y cuidado de los mayores desde el sistema de salud, y el estado actual de financiamiento de la salud en la Argentina.
 
Leído en criptonoticias.com